Los libros de Canteli

30 julio 2009

“Tenían ombligo Adán y Eva” de Martin Gardner

Filed under: 2009,Biblioteca,Ensayo,No ficción — www.danielcanteli.com @ 15:47

[Extraido de Papel en blanco]

Gracias a diferentes encuestas, hoy sabemos lo ignorante que es la población general en cuestiones de ciencia (además de estar compuesta por gran número de borregos y ciudadASNOS). En la actualidad, casi la mitad de los adultos de Estados Unidos cree en la astrología, en ángeles y demonios, y en que estamos siendo observados por extraterrestres llegados en ovnis que abducen con frecuencia a seres humanos. Más de la mitad cree que la evolución es una teoría no demostrada.

Con espíritu combatiente y también algo burlón, pues, el periodista científico Martin Gardner aglutina en este ¿Tenían ombligo Adán y Eva? una serie de creencias comunes y las desnuda (aunque la fe ciega persevere en continuar viendo vestido al monarca ridículo y desnudo).

Casi todos los artículos de esta recopilación son ataques contra casos extravagantes de seudociencia, procedentes, excepto uno, de la columna Notes of a Fringe Watcher (Comentarios de un observador marginal), que Gardner publicaba regularmente en la revista Skeptical Inquirer.

Sin embargo, hay algo en la prosa de Gardner (o en la del traductor del presente libro) que no llega a convencerme. Cierto es que Gardner clava con gracia su lúcido aguijón satírico en la seudociencia y la sobrenaturalidad que la plebe consume y que Friker Jiménez y demás ralea incentiva, pero la macedonia de supercherías en las que focaliza su interés no son demasiado conocidas por el gran público y sus artículos nunca terminan de zanjarse satisfactoriamente.

Como si siempre faltara algo. Como si, entre tanto chascarrillo, chiste y juego de palabras (bajo la premisa de que “una carcajada vale más que mil silogismos”), a Gardner se le olvidara que el lector busca argumentos sólidos con los que poder formarse una opinión nueva. Garder consume más tiempo en presentar sin más los casos que en impugnarlos de forma rigurosa.

Otro punto flaco es que muchos de los dardos que Gardner dispara están dirigidos hacia un enemigo demasiado obvio y facilón, el de la América profunda, fecunda en opiniones primarias, banderas confederadas y esas iglesias multitudinarias y pirotécnicas de Alburquerque, Baton Rouge, Tupeka o… Bon Temps. En suma, Gardner le toca las narices al inmovilista de toda la vida, al de “virgencita, que me quede como estoy”, al que nunca leerá a Gardner y mucho menos encajará sus críticas.

No obstante, no quiero dejar en el ambiente la idea de que ¿Tenían ombligo Adán y Eva? es un libro totalmente insatisfactorio. No lo es. En absoluto. Contiene capítulos que jamás volveré a recordar. Pero también ofrece otros que jamás olvidaré.

Entre los más interesantes, destaca el que expone que Sigmund Freud es un fraude casi en su totalidad: su modelo de la mente y su concepto de los sueños están en completa contradicción con la ciencia moderna. También cabe señalar el capítulo dedicado al desvarío universal respecto a los ovnis. O el de la insostenible homeopatía. O el de la faceta ultrarreligiosa (y poco conocida) de Newton.

O el dedicado a los posmodernos:
A los que consideran que la ciencia es como una mitología, y no una búsqueda cada vez más eficaz de la verdad objetiva, se los suele agrupar bajo el término genérico de “posmodemos”. Aquí se incluyen los deconstructivistas franceses, algunos marxistas trasnochados, y unas cuantas feministas airadas y afrocentristas que piensan que la historia de la ciencia ha sido gravemente distorsionada por el chauvinismo masculino y blanco. ¿Por qué los hombres estudiaron la dinámica de los sólidos antes de prestar atención a la dinámica de los fluidos? Cuesta creerlo, pero una feminista radical asegura que fue porque los órganos sexuales masculinos se ponen rígidos, mientras que los fluidos sugieren el flujo menstrual y las secreciones vaginales.

Editorial Debate, 2001
400 págs.
ISBN: 8483064553

Anuncios

9 julio 2009

“Una novela rusa” de Enmanuel Carrère

Filed under: 2009,Biblioteca,No ficción,Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 20:20
Emmanuel Carrère exorciza sus fantasmas en la Rusia profunda
El autor de ‘El adversario’ regresa a la no ficción con ‘Una novela rusa’
MATIAS NESPOLO

BARCELONA.- Lo peor de la narrativa de Emmanuel Carrère (París, 1957) no son sus imágenes truculentas o la angustia de su prosa.Lo peor de este francés de rostro sombrío es que todo lo que cuenta es rigurosamente cierto. Ocho años después de saltar a la fama con El adversario -novela basada en el caso real de Jean Claude Romand, un científico que tras asesinar a su mujer y sus dos hijas e incendiar su casa, intentó sin éxito suicidarse- Carrère vuelve a la carga con la no ficción. Pero esta vez el conejillo de indias es él mismo. En Una novela rusa (Anagrama en castellano, Empúries en catalán) narra un viaje doble que eclipsó dos años de su vida: a la Rusia profunda y al pasado familiar. Y aún purga en el presente las consecuencias de esa doble peripecia. «La crítica ha dicho que este libro era fruto de un espíritu retorcido, pero ha tenido un gran efecto terapéutico sobre mí», reconoce el escritor, que rechaza la etiqueta de «autoficción». La razón es obvia: «Todo es verdad. Es pura autobiografía», aclara.

El punto de partida fue la filmación de un documental sobre «el último prisionero de guerra de la Segunda Guerra Mundial, un ex soldado húngaro que aún permanecía confinado en un psiquiátrico en Kotelnich, un miserable pueblo perdido en Siberia. El viaje a la Rusia profunda tuvo en Carrère varias consecuencias. «Sentí que recuperaba el idioma de mi infancia, junto con esa atmósfera trágica de las novelas de Dostoievski», confiesa. Y con el idioma olvidado y la historia del último prisionero de guerra, desaparecido en 1944, llegaron «los fantasmas familiares». Ese mismo año desapareció su abuelo, de origen georgiano, secuestrado, tras la liberación de Burdeos, por colaboracionista. De hecho, era intérprete de los nazis. «Mi familia siempre lo ocultó por vergüenza. Al investigar sobre mi abuelo para este libro, transgredí la prohibición de mi madre», confiesa Carrère. Académica y afamada historiadora, la madre del escritor aún temía, 50 años después, las duras represalias hacia los colaboracionistas. «Al contrario, está historia no la perjudicó», dice el escritor, porque «Francia ya está preparada» para hablar del tema sin terribles consecuencias.

Las consecuencias terribles de Una novela rusa fueron otras.El equipo de filmación causó en la pequeña y hostil Kotelnich un descalabro que fue la causa de que una joven intérprete y su hijo de ocho meses fueran brutalmente asesinados a hachazos.Y Carrère perdió su pareja al publicar en Le Monde un «relato pornográfico» que era una transcripción directa de su aventura rusa. «Creo que no volvería a provocar así a la realidad», se lamenta el escritor.

Pero no se arrepiente de nada. «Este libro fue una especie de psicoanálisis salvaje con el objetivo de salvarme la vida y creo que lo ha conseguido», concluye.

http://www.elmundo.es/papel/2008/11/08/catalunya/2538892.html

“Nordestes, nordestinos y nordestazos” de Dionisio Viña

Filed under: 2009,Biblioteca — www.danielcanteli.com @ 20:14

Libro descatalogado. Agrupa diferentes artículos publicados en la prensa asturiana por el fallecido periodista Dionisio Viña. Para gijoneses nostálgicos.

Blog de WordPress.com.