Los libros de Canteli

16 mayo 2009

“La quinta mujer” de Henning Mankell

Filed under: 2009,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 14:19

En La quinta mujer, Henning Mankell (Estocolmo, 1948) se propone revisar las bases en las que se sustenta el Estado del bienestar sueco: algo falla en una sociedad donde el ejercicio legal de la justicia no consigue eliminar toda justificación de la venganza. Se aborda con profundidad un problema de actualidad, en el que no es fácil ver las cosas de un modo desapasionado: si la iniciativa individual (la trama de la novela), social (milicias populares) o de Estado están en algún caso justificadas para llegar al espacio que no cubre la legalidad. Suele ocurrir que examinando estas cuestiones desde los casos límite las respuestas que se obtienen son inevitablemente sesgadas.

La novela relata la investigación de tres brutales asesinatos cometidos en un pueblo de Suecia. Mankell ha realizado un trabajo minucioso, ha trenzado hábilmente una compleja historia donde todo está perfectamente planificado. Es patente el alegato contra la violencia y la condena del egoísmo y la falta de referentes morales que la sustentan, pero no se logra superar un escepticismo paralizante que envuelve todo intento de lucha.

La estructura de la novela es excelente y contribuye de modo inmejorable a alimentar la tensión, sabiamente desmenuzada. Se avanza a buen paso por la investigación a la vez que se encuentran interesantes reflexiones sobre el trabajo en equipo, la identidad profesional del policía o la actitud ante la muerte. La calidad de esta novela está muy por encima de lo habitual en el género.

Javier Cercas Rueda

“El niño con el pijama de rayas” de John Boyne

Filed under: 2009,Biblioteca,Ficción — www.danielcanteli.com @ 14:01

El niño con el pijama de rayas (en inglés The Boy in the Striped Pyjamas) es una novela de 2006 del autor irlandés John Boyne. A diferencia de los otros libros que ha escrito, Boyne dijo que escribió entero el primer esbozo de “El niño con el pijama de rayas” en dos días y medio, sin apenas dormir hasta escribir el fin. A fecha de principios de 2009, se han vendido más de cuatro millones de ejemplares de la obra por todo el mundo y ha sido traducido a más de 30 idiomas. En 2007 y 2008 fue el libro más vendido del año en España. Asimismo ha alcanzado el número uno de la listas de ventas del New York Times y ha sido también nº 1 en el Reino Unido, Irlanda, Australia y otros muchos países.

La acción se narra desde la inocente óptica de Bruno, hijo de un oficial de la Schutzstaffel nazi que se muda junto a su familia a un lugar llamado “Auchviz” (en la versión original en inglés Out-With), que no es sino el campo de exterminio de Auschwitz. Bruno traba amistad con un niño judío llamado Shmuel que vive al otro lado de una verja y que, como otras personas en ese lugar, viste un “pijama de rayas”.

Pese a su apariencia de literatura infantil, el terrible trasfondo en que discurre la historia hace que algunos especialistas hayan dudado de su conveniencia para los lectores más jóvenes. Así, Ed Wright, del periódico austrialiano The Age, sugería que la lectura podría hacer que los padres se viesen obligados a “tener que explicar el Holocausto”. En cambio, Kathryn Hughes de The Guardian, sí lo considera una aproximación suficientemente suave al tema. El propio Boyne aseguró que el libro es “diferente a nada que haya hecho antes. Creo que puede ser un libro infantil, pero pienso que también puede gustarle a los adultos”.

El éxito de “El niño con el pijama de rayas” hizo que se rodase una adaptación cinematográfica que se estrenó en 2008.

La acción se narra desde el punto de vista de Bruno, el hijo de 8 años de un militar de alto rango nazi. La familia de Bruno se ve obligada a abandonar Berlín cuando a su padre lo destinan para trabajar en el campo de exterminio de Auschwitz. La familia acepta el cambio con resignación. Desde la ventana de su nueva habitación Bruno divisa una verja tras la cual hay personas que siempre llevan puesto un “pijama a rayas”; en realidad se trata de judíos prisioneros. Explorando los alrededores de su nuevo hogar, Bruno conoce a través de la valla de seguridad del campo a un niño judío polaco llamado Shmuel, nombre que Bruno no ha oído antes pero que parece ser bastante común en ese sitio. Shmuel le cuenta la historia de su deportación y las terribles condiciones de la vida en el campo. Bruno entabla amistad con él y le visita a menudo, llevándole comida. Tras diversas peripecias, un día la madre de Bruno decide que el campo no es un lugar adecuado para vivir con su familia y toma la decisión de volver a Berlín.

Antes de irse, Bruno visita a Shmuel para despedirse y este le cuenta entre sollozos que no encuentra a su padre, ante lo que Bruno le promete ayudarle a buscarlo. Entra en el campo por debajo de la verja y se pone un uniforme de preso que le consigue su amigo. No consiguen encontrar al padre de Shmuel y llueve, por lo que Bruno quiere volver a casa. En lugar de eso, los guardias del campo les obligan a entrar junto a una muchedumbre en un lugar “cálido” y “seguro”. La historia finaliza con los dos niños agarrados de la mano dentro de una cámara de gas.

En el epílogo, el padre de Bruno descubre la ropa de su hijo junto a la alambrada e imagina lo sucedido. Meses más tarde, los aliados (aunque en la novela no se especifica quiénes son, Auschwitz fue liberado por el Ejército Rojo) se llevan a los soldados nazis y el padre de Bruno les sigue sin quejarse porque “ya no le importa nada lo que hagan con él”.

Blog de WordPress.com.