Los libros de Canteli

25 diciembre 2009

“Mañana no será lo que Dios quiera” de Luis García Montero

Filed under: 2009,Biblioteca,Biografía,No ficción — www.danielcanteli.com @ 18:42

Colección: Hispánica | Páginas: 424 | Fecha de publicación: 27/5/2009
Género: Novela | Precio: 19.50 €
ISBN: 978-84-204-2320-3 | EAN: 9788420423203
«Crecer es una tarea difícil, una fatalidad.»

Una novela que pretende ser el testimonio de una realidad, escrita con humor, admiración y ternura, con una prosa que funde el ensayo con la historia y la biografía con el lirismo. Mañana no será lo que Dios quiera es un homenaje a un territorio, a una familia, a los amigos y a los libros, que levantaron el espíritu del joven en ciernes que con el tiempo se transformaría en uno de los más grandes y premiados poetas de este país durante el siglo XX.
El poeta Ángel González dejó una de las obras líricas más relevantes en lengua española, pero también fue testigo privilegiado de uno de los períodos más convulsos en la historia reciente de España: la Guerra Civil. Luis García Montero construye el retrato del poeta y recorre los primeros años de su vida para rescatar la mirada de un niño que tuvo que crecer sin la figura de su padre, pero con toda la fuerza de una familia y una geografía que se resistían con uñas y dientes a dejarse vencer.

· La crítica ha dicho
Luis García Montero construye en Mañana no será lo que Dios quiera el retrato del poeta Ángel González.

Una novela que pretende ser el testimonio de una realidad, escrita con humor, admiración y ternura.

«La novela que me gustaría cantar. Una de las mejores canciones de amor que he leído. La historia de España vivida en primera persona.»
Joaquín Sabina.

«Un relato hermoso y singular, la recuperación emocionante de la memoria de un niño de la guerra que habría de convertirse en uno de los grandes poetas españoles de la posguerra.»
José Manuel Caballero Bonald.

«Un libro sorprendente que aúna la precisión de una biografía con el caudal narrativo de una novela. Un testimonio conmovedor y deslumbrante sobre un poeta, sobre una época, sobre la vida misma.»
Felipe Benítez Reyes.

Anuncios

7 diciembre 2009

“España va bien” de Pedro Arias Vieira

Filed under: Ensayo,No ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 17:47

En este libro Pedro Arias describe, polemiza, analiza y desentraña algunas de las claves de la prosperidad española.

7 septiembre 2009

“Sakamura, Corrales y los muertos rientes” de Pablo Tusset

Filed under: 2009,Biblioteca,Ficción — www.danielcanteli.com @ 21:23

Aunque tiene momentos graciosos es, sin duda, el peor de los tres libros de Tusset. Además, es preocupante que su obra va a menos. Tras una opera prima divertida “Lo mejor que le puede pasar a un Croissant”, siguió una novela irregular “En el nombre del cerdo”, que reunía paginas del nivel de su primera novela con otras más flojas. Encima tal como acaba parece que será el inicio de una saga: que Dios nos pille confensados.

“Tres extranjeros muertos en la Costa Brava; los tres «coloraos» como cangrejos y los tres con una inexplicable sonrisa en los labios… El caso parece claro para el cabo de la Guardia Civil Rafael Corrales: tiene que haber sido cosa de las medusas, cuyo veneno no afecta a los nacionales porque «tenemos mejor piel». Pero el inspector Sakamura, venerable maestro Zen japonés enviado por la Interpol, sospecha que hay mucho más que eso, y probablemente está en lo cierto: sólo así se explica que el President de la Generalitat, entre accesos de aerofagia, intente por todos los medios estorbar la investigación de la delirante pareja formada por Sakamura y Corrales, para lo cual solicita los carísimos servicios de la sensual Agente 69 y sus portentosas armas eróticas. Entretanto, Paquito, el Presidente del Gobierno Central de Madriz, sospecha que «algo huele a podrido en Cataluña», el orondo Lehendakari Satrústegui lo sabe pero se hace el tonto, y la intrépida acción de un komando de Innombrables abertzales desencadena tal emergencia nacional que incluso la galopante crisis económica que sufre el país queda relegada a un segundo plano.

Es entonces cuando los miembros del gobierno pierden su sosegado talante socialista y se ven abocados a solicitar el amparo de la biliosa Reina Eusebia I de España, que rige los destinos de la nación desde que el Príncipe don Felipe, harto de las burlas de los republicanos, «abdicó para hacerse cantautor acompañado a la bandurria por su esposa Leticia».

Sin embargo, en lo que sin duda es algo más que un relato humorístico, sólo el inspector Sakamura, el cabo Corrales y la Agente 69 han seguido la pista correcta y pueden devolver la paz a la convulsa ‘España inexistente’ ”

Fuente: web de libro

“Los que lo llamabamos Adolfo” de Luis Herrero

Filed under: Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 21:14

Los-que-le-llamabamos-AdolfoLa historia de la relación personal entre el que fuera primer presidente de la democracia española y el hijo de uno de sus mejores amigos y mentores. Luis Herrero conoció a Adolfo Suárez a través de su padre, Fernando Herrero Tejedor, ex secretario general del Movimiento. Gracias a esa relación especial, el autor de esta biografía íntima ha tenido acceso a información de la vida política y familiar de Suárez hasta ahora desconocida. El libro desvela datos de la personalidad del político, de su relación con el Rey, de sus contradicciones y de su salida de la Presidencia del Gobierno. Desde sus momentos más tristes, al ser apartado de la política y afectado por la muerte de su mujer y su hija, hasta su propia enfermedad.

Fuente: La casa del libro

La biografía es algo curiosa. Parece como si Luis Herrero en vez de homenajear al ex-presidente le quisiera pasar factura. La imagen que da de Adolfo Suárez no es la que yo tenía de él. Desconozco si realmente fue sincero o vengativo. Más abajo incluyo una carta escrita por Adolfo Suárez hijo en la que no deja en buen lugar a Luis Herrero.

” Hace una semana el diario El Mundo recogía un extracto del último libro de Luis Herrero, “Los que le llamábamos Adolfo”. Ahora es el hijo del aludido, Adolfo Suárez Illana, el que responde airado al ex locutor de la COPE. “Con amigos así…”: “Se aprovecha don Luis de la enfermedad de una persona que no puede rebatir sus afirmaciones.”

En el suplemento Crónica se recogían unos párrafos de lo que se avecina como un polémico libro sobre el Presidente Adolfo Suárez, escrito por Luis Herrero, y que se presenta este lunes en Madrid: “Los que le llamábamos Adolfo”.

“Suárez Illana, albacea de los papeles y de la memoria de su padre, impedido por el alzheimer, califica de mentiras buena parte de las conversaciones que Herrero reproduce con el líder de UCD cuando éste estaba en plena forma. Sobre todo, las referidas a la relación con Don Juan Carlos”

Tal y como recogía el texto de Luis Herrero, publicado por El Mundo el domingo pasado, Adolfo Suárez le dijo a Luis Herrero en junio de 1994: «No descarto la posibilidad de que, muy pronto, me toque ir al despacho del Rey para decirle: Majestad, no tiene usted más remedio que abdicar por el bien de España».

Este drástico consejo se lo hubiera dado Suárez a el Rey tras la aparición de informes sobre los supuestos negocios privados del Jefe del Estado.

RECOGEMOS A CONTINUACIÓN LA RESPUESTA DE ADOLFO SUÁREZ ILLANA A LUIS HERRERO, PUBLICADA EN EL DIARIO EL MUNDO

«En este país y desde hace ya treinta años, cada cual tiene la libertad de escribir sobre lo que estime oportuno y, por supuesto, la responsabilidad sobre aquello que escribe. Eso mismo es lo que le dije a don Luís Herrero-Tejedor cuando me reclamó ayuda para escribir un libro acerca de mi padre. Le expliqué, con la mayor cordialidad y respeto, el compromiso que contraje con mi padre y que ello me impedía participar en cualquier obra del tipo de la que él pretendía abordar. Me di cuenta que no le hacía ninguna gracia lo que le estaba contando y, si bien es cierto que no esperaba grandes aportaciones a la historia -no por la falta de talento del autor, que lo tiene y mucho, sino por la falta de datos importantes y reales-, lo que no esperaba en absoluto es el resultado final que hoy se nos ofrece bajo el presuntuoso título de Los que le llamábamos Adolfo. Suele ocurrir que los que más alardean de una determinada cercanía son los más distantes.

Es importante matizar que el gran y mejor amigo de mi padre fue -y ha seguido siendo mientras ha podido recordar- don Fernando Herrero Tejedor, hombre recto y admirable donde los haya, no su hijo don Luis, a quien mi padre siempre ayudó como forma de honrar la memoria de su amigo, tristemente fallecido en accidente de tráfico un 12 de junio de 1975, mientras su mujer, doña Joaquina, y mis padres asistían a una corrida de toros en Las Ventas. A pesar de la gran relación con sus padres, siempre mantuvo hacia él una especial desconfianza por muy diversas razones, entre las que se encontraba el convencimiento de que todo lo que se dijera en su presencia lo iba a utilizar, y lo iba a hacer de forma interesada. Esto es muy conocido por todo el círculo íntimo de mi padre y del que no ha formado parte nunca don Luis, fuera de ser el hijo de quien era. Es cierto que se han visto en muchas ocasiones, pero no son tantas ni tan importantes como intenta traslucir. En cualquier caso, no recuerdo en los últimos 30 o 35 años un solo domingo en los que don Luis participase en una de las meriendas que regularmente organizaba mi madre para ese grupo de amigos tan reducido del que disfrutábamos. Tampoco le he visto nunca pasar unos días de verano en nuestra casa familiar, cosa que sí hacían los verdaderos amigos de mis padres como Emilio Vera o Fernando Alcón y que no salen de su asombro por las afirmaciones vertidas y la utilización que se intenta hacer de ellos.

Tal desconfianza, muy típica de mi padre y manifestada en numerosas ocasiones, queda hoy más que justificada con la publicación de la obra citada más arriba. En ella, se deslizan insinuaciones -cuando no afirmaciones- en las que no voy a entrar, pero se hace algo extremadamente más grave y que demuestra el poco respeto de su autor por alguien que, entre otras cosas, sigue vivo: poner en boca de mi padre frases con las que se hace daño a instituciones y personas a cuya defensa ha dedicado toda su vida política y por las que hubiera dado materialmente la vida.

Muchos de los datos que se vierten en ese libro son absolutamente falsos y forman parte de leyendas urbanas del peor gusto, lo que demuestra la mala calidad de algunas de sus fuentes y la falta de rigor. Aún así, es mucho más grave el uso que hace el autor del entrecomillado para atacar, él sabrá por qué, a Su Majestad el Rey. Nunca le he oído semejantes palabras a mi padre, y dudo mucho que la confianza con don Luis fuera mayor que la mía. Pero suponiendo que fuera verdad -y me es imposible creerlo-, su revelación hoy sería una traición en toda regla a esa supuesta amistad y confianza. Máxime cuando el interesado no puede defenderse. O miente don Luis, o traiciona don Luis.

En cualquier caso, se aprovecha don Luis de la enfermedad de una persona que no puede rebatir sus afirmaciones, como estoy absolutamente seguro que haría si pudiera.

Me entristece profundamente escribir estas líneas. Tengo un respeto reverencial por los apellidos Herrero Tejedor y una profunda gratitud y cariño por esa familia. No quiero yo, en memoria de ese gran hombre, decir nada que pueda dañar a nadie de los suyos, pero debo desautorizar con toda severidad, por falsas, las afirmaciones que se vierten en el citado libro, muy especialmente aquéllas que se dirigen contra la Corona. Dirá don Luis que es su palabra contra la mía… y así quedará; hasta que el tiempo ponga las cosas en su sitio.»

“Los hombres que no amaban a las mujeres” de Stieg Larsson

Filed under: 2009,Ficción — www.danielcanteli.com @ 21:05

Era el título del año, el más vendido, el más comentado y bueno, está bien pero no es para tanto. Los que lo comparaban con Mankell y tomaban partido por este tenían razón. Larsson es un fenómeno editorial, ayudado por su fallecimiento, pero no es nada del otro mundo.

“El protagonista de la novela se llama Mikael. Ha trabajado durante mucho tiempo en una revista de sociología y de economía. Ese es su único currículo como «investigador». Sin embargo, en el ocaso de su vida recibe un encargo sorprendente. Un hombre llamado Henrik Vanger le pide que investigue una desaparición que se remonta muy atrás en el tiempo. La de su sobrina, que quizás fue asesinada. En cualquier otro momento de su vida Mikael, que ha sido una auténtica estrella del periodismo, hubiera renunciado, pero éste no es un momento cualquiera. Mikael tiene problemas con la justicia, está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia. Detrás de la querella está un gran grupo industrial que amenaza con derrumbar su carrera y destruir su reputación. De manera que se hace ayudar por Lisbeth Salander. Lisbeth es una mujer turbadora, incontrolable, socialmente inadaptada, con todas las partes del cuerpo o bien tatuadas o bien perforadas por piercings. Pero tiene extraordinarias cualidades como investigadora, entre ellas una excelente memoria fotográfica y un extraordinario dominio informático que le permitirán encontrar lo inencontrable”.

Fuente: Casa del Libro

“Platón y un ornitorrinco entran en un bar” de Thomas Cathcart Daniel Klein

Filed under: 2009,Biblioteca,Ensayo,No ficción — www.danielcanteli.com @ 20:57

“Este libro es un auténtico curso intensivo en el que se explican los principales conceptos filosóficos a través de chistes. Desde la antigua Grecia hasta las corrientes de pensamiento más modernas, no hay nada que Cathcart y Klein no puedan explicar al lector sirviéndose de un chiste. Los autores, ambos filósofos de prestigio, han conseguido lo que parecía imposible: aprender sobre Platón o el existencialismo alemán sin poder parar de reír. Platón y un ornitorrinco entran en un bar demuestra que todos podemos llegar a comprender los conceptos más complejos de la filosofía occidental y que no hace falta poseer una mente privilegiada para manejarse con soltura entre las más complejas corrientes de pensamiento: lo único verdaderamente necesario es tener sentido del humor.”

Fuente : Lecturalia

30 julio 2009

“Tenían ombligo Adán y Eva” de Martin Gardner

Filed under: 2009,Biblioteca,Ensayo,No ficción — www.danielcanteli.com @ 15:47

[Extraido de Papel en blanco]

Gracias a diferentes encuestas, hoy sabemos lo ignorante que es la población general en cuestiones de ciencia (además de estar compuesta por gran número de borregos y ciudadASNOS). En la actualidad, casi la mitad de los adultos de Estados Unidos cree en la astrología, en ángeles y demonios, y en que estamos siendo observados por extraterrestres llegados en ovnis que abducen con frecuencia a seres humanos. Más de la mitad cree que la evolución es una teoría no demostrada.

Con espíritu combatiente y también algo burlón, pues, el periodista científico Martin Gardner aglutina en este ¿Tenían ombligo Adán y Eva? una serie de creencias comunes y las desnuda (aunque la fe ciega persevere en continuar viendo vestido al monarca ridículo y desnudo).

Casi todos los artículos de esta recopilación son ataques contra casos extravagantes de seudociencia, procedentes, excepto uno, de la columna Notes of a Fringe Watcher (Comentarios de un observador marginal), que Gardner publicaba regularmente en la revista Skeptical Inquirer.

Sin embargo, hay algo en la prosa de Gardner (o en la del traductor del presente libro) que no llega a convencerme. Cierto es que Gardner clava con gracia su lúcido aguijón satírico en la seudociencia y la sobrenaturalidad que la plebe consume y que Friker Jiménez y demás ralea incentiva, pero la macedonia de supercherías en las que focaliza su interés no son demasiado conocidas por el gran público y sus artículos nunca terminan de zanjarse satisfactoriamente.

Como si siempre faltara algo. Como si, entre tanto chascarrillo, chiste y juego de palabras (bajo la premisa de que “una carcajada vale más que mil silogismos”), a Gardner se le olvidara que el lector busca argumentos sólidos con los que poder formarse una opinión nueva. Garder consume más tiempo en presentar sin más los casos que en impugnarlos de forma rigurosa.

Otro punto flaco es que muchos de los dardos que Gardner dispara están dirigidos hacia un enemigo demasiado obvio y facilón, el de la América profunda, fecunda en opiniones primarias, banderas confederadas y esas iglesias multitudinarias y pirotécnicas de Alburquerque, Baton Rouge, Tupeka o… Bon Temps. En suma, Gardner le toca las narices al inmovilista de toda la vida, al de “virgencita, que me quede como estoy”, al que nunca leerá a Gardner y mucho menos encajará sus críticas.

No obstante, no quiero dejar en el ambiente la idea de que ¿Tenían ombligo Adán y Eva? es un libro totalmente insatisfactorio. No lo es. En absoluto. Contiene capítulos que jamás volveré a recordar. Pero también ofrece otros que jamás olvidaré.

Entre los más interesantes, destaca el que expone que Sigmund Freud es un fraude casi en su totalidad: su modelo de la mente y su concepto de los sueños están en completa contradicción con la ciencia moderna. También cabe señalar el capítulo dedicado al desvarío universal respecto a los ovnis. O el de la insostenible homeopatía. O el de la faceta ultrarreligiosa (y poco conocida) de Newton.

O el dedicado a los posmodernos:
A los que consideran que la ciencia es como una mitología, y no una búsqueda cada vez más eficaz de la verdad objetiva, se los suele agrupar bajo el término genérico de “posmodemos”. Aquí se incluyen los deconstructivistas franceses, algunos marxistas trasnochados, y unas cuantas feministas airadas y afrocentristas que piensan que la historia de la ciencia ha sido gravemente distorsionada por el chauvinismo masculino y blanco. ¿Por qué los hombres estudiaron la dinámica de los sólidos antes de prestar atención a la dinámica de los fluidos? Cuesta creerlo, pero una feminista radical asegura que fue porque los órganos sexuales masculinos se ponen rígidos, mientras que los fluidos sugieren el flujo menstrual y las secreciones vaginales.

Editorial Debate, 2001
400 págs.
ISBN: 8483064553

9 julio 2009

“Una novela rusa” de Enmanuel Carrère

Filed under: 2009,Biblioteca,No ficción,Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 20:20
Emmanuel Carrère exorciza sus fantasmas en la Rusia profunda
El autor de ‘El adversario’ regresa a la no ficción con ‘Una novela rusa’
MATIAS NESPOLO

BARCELONA.- Lo peor de la narrativa de Emmanuel Carrère (París, 1957) no son sus imágenes truculentas o la angustia de su prosa.Lo peor de este francés de rostro sombrío es que todo lo que cuenta es rigurosamente cierto. Ocho años después de saltar a la fama con El adversario -novela basada en el caso real de Jean Claude Romand, un científico que tras asesinar a su mujer y sus dos hijas e incendiar su casa, intentó sin éxito suicidarse- Carrère vuelve a la carga con la no ficción. Pero esta vez el conejillo de indias es él mismo. En Una novela rusa (Anagrama en castellano, Empúries en catalán) narra un viaje doble que eclipsó dos años de su vida: a la Rusia profunda y al pasado familiar. Y aún purga en el presente las consecuencias de esa doble peripecia. «La crítica ha dicho que este libro era fruto de un espíritu retorcido, pero ha tenido un gran efecto terapéutico sobre mí», reconoce el escritor, que rechaza la etiqueta de «autoficción». La razón es obvia: «Todo es verdad. Es pura autobiografía», aclara.

El punto de partida fue la filmación de un documental sobre «el último prisionero de guerra de la Segunda Guerra Mundial, un ex soldado húngaro que aún permanecía confinado en un psiquiátrico en Kotelnich, un miserable pueblo perdido en Siberia. El viaje a la Rusia profunda tuvo en Carrère varias consecuencias. «Sentí que recuperaba el idioma de mi infancia, junto con esa atmósfera trágica de las novelas de Dostoievski», confiesa. Y con el idioma olvidado y la historia del último prisionero de guerra, desaparecido en 1944, llegaron «los fantasmas familiares». Ese mismo año desapareció su abuelo, de origen georgiano, secuestrado, tras la liberación de Burdeos, por colaboracionista. De hecho, era intérprete de los nazis. «Mi familia siempre lo ocultó por vergüenza. Al investigar sobre mi abuelo para este libro, transgredí la prohibición de mi madre», confiesa Carrère. Académica y afamada historiadora, la madre del escritor aún temía, 50 años después, las duras represalias hacia los colaboracionistas. «Al contrario, está historia no la perjudicó», dice el escritor, porque «Francia ya está preparada» para hablar del tema sin terribles consecuencias.

Las consecuencias terribles de Una novela rusa fueron otras.El equipo de filmación causó en la pequeña y hostil Kotelnich un descalabro que fue la causa de que una joven intérprete y su hijo de ocho meses fueran brutalmente asesinados a hachazos.Y Carrère perdió su pareja al publicar en Le Monde un «relato pornográfico» que era una transcripción directa de su aventura rusa. «Creo que no volvería a provocar así a la realidad», se lamenta el escritor.

Pero no se arrepiente de nada. «Este libro fue una especie de psicoanálisis salvaje con el objetivo de salvarme la vida y creo que lo ha conseguido», concluye.

http://www.elmundo.es/papel/2008/11/08/catalunya/2538892.html

“Nordestes, nordestinos y nordestazos” de Dionisio Viña

Filed under: 2009,Biblioteca — www.danielcanteli.com @ 20:14

Libro descatalogado. Agrupa diferentes artículos publicados en la prensa asturiana por el fallecido periodista Dionisio Viña. Para gijoneses nostálgicos.

29 junio 2009

“Angeles y demonios” de Dan Brown

Filed under: 2009,Ficción — www.danielcanteli.com @ 20:23

9788492516513+

BOOKS4POCKET

736 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788492516513
Nº Edición:1ª
Año de edición:2009
Plaza edición: BARCELONA
Aun peor que el Código Da Vinci y mira que el listón estaba bajo. Encima de mal escrito es un tocho impresionante. Es inexplicable que este tío venda tanto.
En un laboratorio de máxima seguridad, aparece asesinado un científico con un extraño símbolo grabado a fuego en su pecho. Para el profesor Robert Langdon no hay duda: los Illuminati, los hombres enfrentados a la Iglesia desde los tiempos de Galileo, han regresado. Y esta vez disponen de la más mortífera arma que ha creado la humanidad, un artefacto con el que pueden ganar la batalla final contra su eterno enemigo. Acompañado de una joven científica y un audaz capitán de la Guardia Suiza, Langdon comienza una carrera contra reloj, en una búsqueda desesperada por los rincones más secretos de El Vaticano. Necesitará todo su conocimiento para descifrar las claves ocultas que los Illuminati han dejado a través de los siglos en manuscritos y templos, y todo su coraje para vencer al despiadado asesino que siempre parece llevarle la delantera.

Con Ángeles y deominios, el autor de El Código Da Vinci nos arrastra a una espiral de acción sin pausa, un impactante thriller donde se suceden las sorpresas y se revelan algunos de los más oscuros enigmas de la historia. Fuerzas que han permanecido ocultas durante siglos y que ahora planean destruir la Iglesia… literalmente.”

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.