Los libros de Canteli

26 noviembre 2008

“El siglo” de Javier Marías

Filed under: 2008,Biblioteca Marías,Ficción,Préstamo — www.danielcanteli.com @ 14:51

sigloEs el más flojo de los que llevo leidos hasta el momento aunque su propio autor consideraba el mejor. Digo consideraba porque  en la actualidad con más años y mayor bagaje literario a sus espaldas, el autor no opina lo mismo.

“Durante algunos años creí que esta novela, la cuarta que publicaba, era la mejor de cuantas había escrito y que seguiría siéndolo durante bastante tiempo. Debí de ser casi el único en creerlo…Supongo que, en contra de lo que muchos escritores dicen, la vida externa de los libros acaba influyendo en la idea y la estima que sus propios autores tienen respecto a ellos. La de este Siglo fue tan corta y oscura que al cabo del tiempo acabé convenciéndome de que más valía que no fuera ésta mi mejor novela… El siglo es un libro bien raro, con sus capítulos alternados en primera y tercera persona. En la serie impar, el narrador, Casaldáliga, anciano y agonizante desde hace tiempo, inmóvil ante el lago junto al que vive ya retirado de su profesión de juez, rememora su pasado y relata su situación presente, en la que hay más de farsa que de ninguna otra cosa. En la serie par, se va contanto la historia de ese mismo personaje hasta sus treinta y nueve años, y debe entenderse que es alguien que nació con el siglo, en 1900. A la búsqueda de un destino “nítido e inconfundible”, intenta primero ser mártir por amor, luego héroe de guerra, para finalmente convertirse en delator. Aunque más que intentar los dos primeros destinos, acaricia la idea de que se lo empuje a ellos, ya que esta es la historia de un abúlico, un cobarde, un pasivo y un indeciso, al menos hasta ese año de 1939 en que por fin empezó a ser activo. Creo que si me interesó este asunto fue en parte por una cuestión familiar… Con esta novela quise, en parte, intentar explicarme de qué modo personas valiosas o meritorias, de las que en principio era difícil esperar vilezas, podían llegar a cometer la mayor de todas sin verse aparentemente conminadas ni forzadas a ello… Hoy ya no escribo del mismo modo, pero creo que los libros quedan falseados si los corrige el autor cuando, como en este caso, lleva unas cuantas obras y bastantes años más sobre sus espaldas. Yo tenía treinta de edad cuando terminé El Siglo… “

Fuente: Prólogo del autor

Anuncios

“Negra espalda del tiempo” de Javier Marías

Filed under: 2008,Biblioteca Marías,Ficción,Préstamo — www.danielcanteli.com @ 14:48

portadanegra

“No soy el primero ni seré el último escritor cuya vida se enriquece o condena por causa de lo que imaginó y escribió”.

Pero quizá ninguno haya visto su realidad invadida por la ficción como Javier Marías, ni a tantas personas comportarse como personajes suyos, ni se habrá diluido tanto entre sus propias páginas, ni se habrá convertido en el heredero de un reino legendario que sin embargo figura también en los mapas. Poco podía imaginar el autor de esta “falsa novela” que con su obra Todas las almas iba a poner en marcha un mundo que yacía dormido o que transitaba sólo por la Negra espalda del tiempo que suele estar oculta y no verse. Un mundo en el que todo cabe, lo impensable y lo que trae el destino, la inverosimilitud y la gracia, la aventura y el infortunio, una bala perdida en México y una maldición en La Habana, un piloto mercenario y tuerto de nuestra guerra al que la muerte pasaba de largo siempre, y los velados recuerdos de un narrador que se hace más misterioso cuanto más reflexiona y cuenta. La voz de Javier Marías es aquí más sobrecogedora que nunca, como si fuera “una voz antojadiza e imprevisible pero que conocemos todos, la voz del tiempo cuando aún no ha pasado ni se ha perdido y quizá por eso ni siquiera es tiempo”.

Fuente: http://www.javiermarias.es/main.html

“Mañana en la batalla piensa en mí” de Javier Marías

Filed under: 2008,Biblioteca Marías,Ficción — www.danielcanteli.com @ 14:45

manian

Quizás sea el libro que más gratamente me ha sorprendido este año. Hacía tiempo que tenía ganas leer alguna novela de Javier Marías pero por una u otra razón siempre fui retrasándolo en el tiempo. Conocía los artículos del autor que durante años publicaba en El Semanal a continuación de los de Pérez-Reverte con quien discutía amistosamente en ocasiones.

La novela te engancha desde el primer párrafo. La narración de Marías demuestra que además de gran escritor es un gran lector. En la web del autor tenemos una completa reseña de esta obra que adjunto a continuación

“Como sucede en las últimas novelas de Javier Marías, la primera frase ya dice mucho, quizá demasiado: “Nadie piensa nunca que pueda ir a encontrarse con una muerta entre los brazos y que ya no verá más su rostro cuyo nombre recuerda”.
Esto es lo que le ocurre al narrador de su nueva y extraordinaria novela. Víctor Francés es guionista de televisión y “negro” o “escritor fantasma”, encargado de redactar los discursos de los hombres importantes e ignorantes. Divorciado recientemente, es invitado a cenar a su casa por Márta Téllez, mujer casada cuyo marido está de viaje en Londres y madre de un niño de casi dos años. Tras la cena galante, el hombre y la mujer pasan al dormitorio, donde, “aún medio vestidos y medio desvestidos”, Marta Téllez empieza a sentirse mal hasta que agoniza y muere en una escena sobrecogedora. Esa infidelidad no consumada se convierte así en una especie de “encantamiento”, con problemas bien reales e inmediatos: qué hacer con el cadáver, avisar o no avisar, qué hacer respecto al marido, qué hacer con el niño dormido, qué diferencia hay entre la vida y la muerte. Víctor Francés tomará pronto sus decisiones, o más bien no las tomará y se irá dejando llevar por sus pasos, inofensivos unas veces y otras envenenados. Conocerá a la familia de su muerta, al padre, Téllez, viejo académico y cortesano; al marido, Deán, con su capacidad de comprensión y de inclemencia infinitas; a la hermana menor, Luisa, a quien seguirá sin propósito. Y se irá poniendo en situación de contar su secreto a quienes no debe. En un Madrid invernal y nocturno, dominado por la niebla o por las tormentas como una isla sitiada, el narrador se convertirá en una sombra que no quiere ni busca nada y, sin embargo, va encontrando: al Unico, para quien deberá escribir un discurso, en una hilarante escena palaciega; a su amigo Ruibérriz de Torres, aficionado al hipódromo y que lleva pintada en la cara su esencia de sinvergüenza; a la puta Victoria de otra larga noche de su pasado en la que confundió su rostro con otro nombre. Y entretanto una maldición va resonando: “Mañana en la batalla piensa en mí, y caiga tu espada sin filo: desespera y muere”.
Una vez más, la escritura asombrosa de Javier Marías sume al lector en un hechizo del que no querrá salir. Con aún mayor fuerza que en sus anteriores éxitos, Todas las almas y Corazón tan blanco, el autor logra una intensa narración sobre algunos asuntos que nos atañen a todos: sobre el ocultamiento, sobre los hechos y las intenciones, sobre el actuar sin saber, sobre la voluntad que casi nunca se cumple, sobre la negación de las personas que una vez quisimos, sobre el olvido que hace de todo “viaje hacia su difuminación lentamente”, sobre la indecisión, sobre la despedida y finalmente sobre el engaño, que quizá “es nuestra condición natural, y en realidad no debería dolernos tanto”.

Fuente: http://www.javiermarias.es/PAGINASDENOVELAS/contrama_ana.html

“La falsa pista” de Henning Mankell

Filed under: 2008,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 14:34

foto115_or

En esta entrega de Mankell, el inspector Kurt Wallander se enfrenta a varias muertes desconcertantes. Frente a sus ojos, una jovencita extranjera se baña en gasolina para inmolarse sin aparente motivo, dificultando enormemente su identificación. Además, figuran los crímenes brutales de tres personajes disímiles: un ex ministro de justicia, un acaudalado mercader de arte y un ladronzuelo del bajo mundo, que revelarán a un asesino en serie, quien sin pudor deja su propia marca.
Con serios problemas para encontrar la relación entre esas muertes, Wallender sigue una falsa pista. La importancia del ex ministro de justicia remueve los estratos gubernamentales con las consecuentes urgencias al equipo investigador. Percatarse del error y encontrar el camino adecuado no será fácil para el maduro inspector de la provincia de Escania que desea irse de vacaciones.
Como en otras novelas, Mankell nos vuelve a cautivar con su juego en paralelo al narrarnos las fatigas de los policías mientras muestra la perturbadora psicología del asesino para sorprendernos con su personalidad compleja.
La trama descubre las deficiencias de una sociedad consumista: sus vicios, su falta de solidaridad, la búsqueda desaforada de placeres mundanos —cuida los tonos y evita narraciones molestas— y las consecuencias de la inexistente unidad familiar.

Elisa María Utrilla

Quinto título de la colección de Wallander y quizás el más flojo de la serie. Sobre gustos no hay nada escrito y prueba de ello es el comentario de Kiyoaki en su magnífico blog: “Empezaba a pensar que el éxito de Mankell y de su serie de novelas sobre Wallander era inmerecido, pero con este libro Mankell ha vuelto a demostrar porqué es uno de los mejores escritores actuales de novela negra. Hasta ahora, el único libro de la serie con el que había disfrutado de verdad fue con el primero, Asesinos sin rostro. Pero en esta ocasión Mankell se ha superado, La falsa pista para mí es el mejor hasta ahora.”

La historia, desde luego, engancha y el asesino tarda en descubrirse o más bien podriamos decir en descubrirnoslo. Al contrario de lo que ocurre con las novelas de Agatha Christie donde averiguar el asesino es más un reto que otra cosa, en las de Mankell, es el propio autor el que se encarga en muchas ocasiones en presentarnoslo a las primeras de cambio.

Esta novela recibió diversos premios como el prestigioso  Macallan Gold Dagger, otorgado por la Crime Writers Association a la mejor novela negra publicada en Inglaterra durante el año 2000 y el Premio a la Mejor Novela Negra Sueca en el año 1995.

11 noviembre 2008

“1001 libros que hay que leer antes de morir” de Peter Boxall

Filed under: 2008,Préstamo,Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 11:38

imagesISBN: 84-253-4032-1
Editorial: GRIJALBO
Páginas: 958

Todas las listas, sean de lo que sean, son de lo más discutibles y esta no es ninguna excepción. El original inglés fue corregido en esta tradución para añadir reseñas de libros en literatura española, pero aún así ni siquiera han escogido bien.

De todas formas hay algunos indiscutibles y la mayoría de los que aparecen tienen valor literario. El recopilador ha querido tocar todos los géneros y épocas lo que ha redundado en la calidad general. Por esa razón encontramos junto a grandes obras maestras algunos otros libritos prescindibles. Aún así el libro es interesante como manual de lecturas recomendadas.

7 noviembre 2008

“Obras completas (y otros cuentos)” de Augusto Monterroso

Filed under: Ficción,Préstamo — www.danielcanteli.com @ 14:15

La crítica considera que Monterroso es un especialista en revisar, rescribir e incluso inventar géneros literarios, sin embargo, en esta recolección de cuentos, el autor se mantiene relativamente fiel a las características de este género. La originalidad de los mismos estriba, principalmente, en la ausencia de condicionamientos formales, artificio en el que inciden tanto la inscripción de abundantes elementos paródicos como la variedad en extensión de los mismos. En efecto, hay cuentos de una sola línea: «El dinosaurio», pero también los hay que presentan la forma de crónica (muy breve) como «El eclipse» y otros que inscriben la forma más o menos aceptada del cuento como «Mr. Taylor». Ahora bien, más allá de la falacia intencional que se pueda esperar de todo escritor, en el caso de Obras completas, el propósito de la obra (que inaugura con un título tan sorprendente las publicaciones del autor) se incluye en el texto mismo de cada cuento.

Los cuentos que componen Obras completas (1959) son de todos conocidos. «Mr. Taylor» retrata a un estadounidense capitalista perdido en el trópico que, con afán de hacerse más rico, organiza un negocio que consiste en cortar cabezas de nativos para llevarlas a museos de Estados Unidos. El negocio no sólo arrasa al país tropical, sino que además, lo conduce a él mismo a su propia muerte. Es un cuento evidentemente antiimperialista, muy alejado al realismo social todavía imperante en los años cincuenta. El autor ha confesado que lo escribió para responder a una necesidad de atacar al gobierno imperialista de Estados Unidos y a la United Fruit Company que por esas fechas intervino en Guatemala para derrocar el gobierno revolucionario de Arbenz. En la misma línea se encuentra el titulado «Uno de cada tres», en el que la obsesión de los desesperados por contar sus tristezas a quienes se dejen escucharlos, desencadena una operación capitalista; en «El eclipse», el misionero Bartolomé Arrazola es sacrificado por confiar a ultranza en la ignorancia astronómica de los mayas; en «Sinfonía inconclusa» el descubridor de los dos movimientos finales de la sinfonía concluida admite, con amargura, la imposibilidad de corregir la historia; en «Leopoldo a sus trabajos», un escritor se estaciona perennemente en las formas más pueriles de la escritura, mientras pretende crear para la literatura un nuevo Quijote; en «Primera dama», su protagonista, con el pretexto de la caridad, cumple su sueño homicida al tiempo que destruye el poema de Rubén Darío; el cuento «La vaca», que se sostiene con el manejo de unos recursos lingüísticos sabiamente manejados, subvierte cualquier código formal respecto al género cuento y, por último, el cuento Obras completas, que cierra el volumen, contribuye a hacer de este final uno de los más originales de la literatura en lengua española.

En Obras completas se anuncian las constantes de la obra posterior de Monterroso: el origen literario de su imaginación; el intercambio entre humor y seriedad, que conllevan la trampa en la sonrisa; la relatividad de los valores morales; la parodia y la burla de los estereotipos; la inclinación por la brevedad en la escritura; la crítica del academicismo y la solemnidad; la presencia, aunque sólo anunciada, de los animales con comportamientos humanos y literarios. En suma, cabe destacar la originalidad de un autor que se lanza a la publicación de su primera obra con un titulo tan llamativo y sorprendente, pero que apunta un guiño inteligente y afectuoso a sus lectores, que lo seguirán, guiño tras guiño, a lo largo de su carrera literaria.

Fuente: http://cvc.cervantes.es/actcult/monterroso/obra/obras.htm

1 noviembre 2008

“El hombre sonriente” de Henning Mankell

Filed under: 2008,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 16:13

En “La leona blanca”, Kurt Wallander, el entrañable inspector creado por Henning Mankell, se planteaba abandonar el cuerpo de Policía. Pero unas extrañas muertes, que recuerdan a ciertos casos que antaño quedaron sin resolver, lograrán arrastrarle a una vertiginosa aventura en la que confluyen una ambición sanguinaria y la corrupción de determinados círculos de la alta sociedad sueca. El abogado Torstensson conduce inquieto su vehículo a lo largo de una carretera solitaria. Es noche cerrada y el hombre mira constantemente por el espejo retrovisor, tratando de descubrir si le persigue algún coche. De repente, delante de él, ve una silla plantada en medio del asfalto, y en ella, un muñeco del tamaño de un ser humano. Es otoño y la niebla ha ido arrastrándose hasta las laderas de Brösap. Torstensson frena en seco y, aterrado, sale de su automóvil para ver de cerca la fantasmagórica aparición. Es lo último que hace en su vida. Muy poco después, Wallander se verá inmerso en un complicado caso de delincuencia económica de altos vuelos. Pero la sensación de estar luchando contra un enemigo intangible —un adinerado y autoritario mecenas—, la permanente sonrisa amenazadora del principal sospechoso y una vaga impresión de que su vida corre peligro pondrán a prueba la capacidad de reacción de Wallander. De todo esto trata “El hombre sonriente”, nueva entrega de la serie protagonizada por el famoso inspector creado por el escritor y director teatral sueco Henning Mankell (Estocolmo, 1948).

Fuente: Tiramillas

Bueno, pues ya he terminado El hombre sonriente, la cuarta novela que tiene como protagonista al inspector Wallander.

Henning Mankell no ha conseguido engancharme con esta novela. A las pocas páginas sabes quién es el culpable y cómo Wallander conseguirá descubrirlo. Hay demasiado monologo interior, Wallander tiene demasiadas luchas internas sobre si hacer o no hacer tal cosa, si comentar o no comentar tal descubrimiento, sobre si atacar ahora o esperarse dos semanas. Demasiadas investigaciones que no llevan a ningún sitio y que son prescindibles para el caso y que han hecho que me aburriera en algunos momentos del libro. Media novela se ha convertido en una espera tediosa – igual que les ha ocurrido a los protagonistas – para que ocurriera aquello que permitiera atrapar al culpable.

El hecho de conocer al asesino en las primeras páginas del libro, obliga al autor a tener mucha más capacidad y a utilizar todos los recursos de que disponga para lograr atraer al lector. Ya no te enganchas al libro para saber quién es el culpable, ahora lo que te obliga a seguir leyendo es saber cómo lo demostrará el protagonista.

Pero cuando ya se sabe quién es el culpable y también cómo lo va a demostrar el protagonista cuando aún se está en el primer tercio del libro, la verdad, hay que tener pensadas las maneras de hacer que el lector se interese por la historia. Ahí es donde para mí ha fallado Mankell, las historias “de relleno” paralelas al caso principal no me han acabado de gustar, y se han quedado en eso, en historias de relleno para conseguir una novela con más páginas.

En definitiva, con esta novela me he sentido como uno más de los integrantes del equipo encargado de resolver el caso durante una de esas reuniones que siempre se dan en todos las investigaciones, en las que que el caso no avanza, los ánimos están por los suelos, y lo mejor que se puede hacer es ventilar la sala y salir a tomarse un café y un bollo.

Pero no todo ha sido malo en el libro, me ha gustado que la acción se vuelva a desarrollar en Escania, escenario en el que mejor se mueve Wallander. También me ha gustado el que Wallander vuelva a escuchar música clásica, algo que echaba de menos desde la primera novela, pero sintiéndolo mucho, hay algo que no le perdono ni a Wallander ni a Mankell, y es que definitivamente la mujer negra ha desaparecido de la vida de Wallander y parece ser que ya no aparecerá nunca más, una verdadera lástima.

Fuente: Kiyoaki

“La leona blanca” de Henning Mankell

Filed under: 2008,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 16:08

La leona blanca, novela policíaca de Henning Mankell (Suecia, 1948) se desarrolla simultáneamente en Suecia y Sudáfrica. El cruel asesinato de una joven profesionista, esposa y madre, nos conducirá a una trama que se complica como ningún otro de los libros de Mankell hasta ahora traducidos.
Los asesinatos se incrementan y Kurt Wallander, el inspector protagonista de la serie, se enfrenta con un asesino que no duda en secuestrarle a su hija. Mientras tanto, el autor revela las dificultades político-sociales del régimen del apartheid durante los últimos años del dominio bóer (esta obra se publicó en sueco en 1993).
Un complot bóer pretende cometer un magnicidio con tal de no perder privilegios. Los conspiradores planean entrenar al esbirro en Suecia, donde se unen las historias que, según su costumbre, Mankell nunca oculta.
Por momentos, La leona blanca parece novela de tesis y algunos personajes un tanto inverosímiles, pero el autor salva el escollo con una narración a ritmo trepidante, difícil de dejar. Y, en el fondo, nuevamente las contradicciones de la sociedad de consumo. Wallander saldrá de esta aventura con una terrible depresión fruto de factores personales, familiares y profesionales. El lector no sufrirá esa suerte: se entretendrá y conocerá algunos pormenores de un régimen injusto ahora desaparecido.

Elisa María Utrilla

Ayer terminé la tercera entrega de la serie protagonizada por el inspector Wallander, La leona blanca. Hay una gran mejoría respecto a la segunda novela, pero no llega a gustarme tanto como la primera.

En esta ocasión Mankell mezcla dos historias como ya hizo en Los perros de Riga. Una historia más local que ocurre en Suecia y cuyo protagonista es de nuevo Kurt Wallander, y otra historia que ocurre en un marco más amplio, una historia internacional que está a caballo entre Sudáfrica y Suecia, en la que el protagonista – gracias a Dios – no es Wallander.

Parece que Mankell se ha dado cuenta de que llevarse a un inspector de policía de una pequeña ciudad sueca a salvar el mundo haciendo de agente secreto no fue una buena idea, y por eso en esta tercera entrega Wallander sigue teniendo un papel importante en la historia internacional, pero sin salir de Suecia.

El hecho de que Wallander no sea el protagonista de las dos historias permite que en la novela existan dos partes bien diferenciadas, lo que ayuda muchísimo para que el lector se crea tanto la una como la otra, y no como ocurría en Los perros de Riga. Estas dos partes serían las formadas por los capítulos africanos una, y por los capítulos suecos la otra.

Los capítulos africanos tratan sobre el apartheid en Sudáfrica y tienen una gran carga política que deja entrever la posición de Mankell con respecto a lo que ocurría en el país africano. Los capítulos suecos en cambio, están más centrados en el caso policíaco que tienen que resolver Wallander y sus colegas.

Con esta nueva aventura de Wallander, Mankell ha vuelto al buen camino iniciado con la primera novela de la serie, dejando de lado la idea de convertir a Wallander en un nuevo James Bond, y combinando perfectamente dos historias a cuál más atrayente. Quizás al final del libro Mankell vuelve a excederse en las virtudes de un inspector de policía, pero eso no empaña la buena imagen del libro.

Sin embargo, sigo pensando que Asesinos sin rostro es el mejor de la serie hasta ahora, y también que Wallander escucha cada vez menos música y que ya no sueña con la mujer negra.

Fuente: http://www.kiyoaki.com/archivos/2004/06/08/la-leona-blanca/

“Los perros de Riga” de Henning Mankell

Filed under: 2008,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 16:02

Después de publicar la novela Comedia infantil, dura y conmovedora a un tiempo, vuelve Henning Mankell de la mano del inspector Kurt Wallander. En esta nueva entrega de la serie policiaca, Wallander tendrá que desentrañar un extraño caso que le llevará a la ciudad de Riga: corre el año 1991, y Letonia, en pleno proceso de restablecimiento de la independencia y la democracia, vive una etapa turbulenta. Una fría mañana de febrero llega un bote salvavidas a la costa sueca arrastrado por la corriente. Dentro encuentran los cadáveres de dos hombres que, como confirma el inspector Wallander, han sido asesinados hace días. Aquejado de estrés y de intensos dolores de pecho, con remordimientos por su anciano padre y sin haber encajado bien la separación de su mujer, Kurt Wallander, una vez abierta la investigación, debe hacer de tripas corazón y posponer sus buenos propósitos de cuidarse más.

Blog de WordPress.com.