Los libros de Canteli

31 octubre 2008

“El dilema del prisionero” de William Poundstone

Filed under: No ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 14:34

Los dilemas de la vida real surgen gracias a las diversas maneras con las que nuestros intereses individuales se contraponen a los de los demás y a los de la sociedad en general. Diariamente hemos de tomar decisiones difíciles, a veces con resultados distintos de los que habíamos esperado. Se plantea entonces la siguiente cuestión, simple y a la vez apremiante: ¿Existe un comportamiento racional para cada situación? ¿Qué es el dilema del prisionero? ¿Y el equilibrio de Nash?. En El dilema del prisionario, John von Neumann, la teoría de juegos y la bomba, se analizan este tipo de cuestiones a la luz de la moderna teoría de juegos. William Poundstone introduce en este libro los aspectos fundamentales de tan importante teoría a través del análisis de casos concretos, en su mayoría de evidente relevancia sociológica (por ejemplo, estudia desde este punto de vista el dilema de la carrera nuclear EE.UU.-U.R.S.S. durante la Guerra Fría). Asimismo, a lo largo de la obra se intercalan importantes facetas de la biografía personal y científica del creador de la teoría de juegos, el genial matemático John von Neumann.

reseña: http://bibliotecaetsitupm.wordpress.com/2008/05/12/incorporado-el-dilema-del-prisionero-de-william-poundstone-interesante-ensayo-sobre-la-teoria-matematica-de-juegos/

Anuncios

Próximas lecturas

Filed under: Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 14:19

En este post iré incluyendo los libros que tengo apuntados para leer entre este y el año que viene. Algunos los compraré y otros los buscaré por las bibliotecas gijonesas. Muchos son novedades que me llegan al correo y otros los encontré recomendados por diversas webs.

  • El año del diluvio de Margaret Atwood
  • Por cuenta propia” de Rafael Chirbes Ed.Anagrama, 2010
  • Elogio de la irreligión de John Allen Paulos
  • El hombre inquieto de Mankell
  • Por qué somos comos somos de Eduardo Punset
  • Suárez y el Rey de Hernández
  • Diccionario del suicidio de Carlos Janin
  • “Regreso a la luna” de Ruiz de Gopegui Ed.Silente
  • “Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Save, Morava y Drina o justicia para Serbia” de Peter Handke Ed. Alianza
  • “El adversario” de Emmanuelle Carrere
  • “Existe la suerte? de Nassim Nicholas Taleb
  • “La inteligencia fracasada” de José Antonio Marina
  • “La organizatsja: mafia rusa, mafia roja” de Alejandro Riera
  • “La ruleta chechena” de Robert Lozinski
  • “Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a casi nadie” de Eslava Galán Ed. Planeta 9,95 €
  • “Cuentos sin plumas” de Woody Allen Ed.Tusquets 9.95 €
  • “Un viejo que leía novelas de amor” de Sepúlveda Ed. Tusquets 6,95 €
  • “El viaje a la ficción” de Vargas Llosa
  • “Viajes con herodoto” de Kapucinski Ed. Anagrama 9€
  • “La jungla polaca” de Kapucinski Ed. Anagrama 15€
  • “Tu rostro mañana” (Fiebre y lanza, Baile y sueño, Veneno y sombra y adiós) de Javier Marías
  • “La Praga de Kafka” de Klaus Wagenbach
  • “Belleza y verdad: una historia de la simetría” de Ian Stewart
  • “Amor cruel” de Reyes Monforte
  • “Un burka por amor” de Reyes Monforte
  • “El dragón y los demonios extranjeros” de Harry G. Gelber Ed.RBA 27€
  • “No marcas” de Neil Boorman Ed.Temas de hoy 19 €
  • “Conversaciones con Woody Allen” de Eric Lax Ed. Lumen 25€
  • “El club de la hipotenusa” de Claudi Alsina 16€
  • “Historia de las matemáticas” de Ian Stewart Ed. Crítica 30 €
  • “Vitaminas matemáticas” de Claudi Alsina. Ed. Ariel 18,50 €
  • “El violoncheista de Sarajevo” de Peter Galloway El Aleph editores 18 €
  • “La conjetura de Poincaré” de Donald O´Shea
  • “Pura anarquía” de Woody Allen Ed. Tusquets 8 €
  • “Cómo le corto el pelo, caballero” de Luis Landero Ed. Tusquets 18 €
  • “Adulterios: tres comedias en un acto” de Woody Allen Ed. Tusquets 9 €
  • “En el blanco” de Ken Follet
  • “Instrucciones para salvar el mundo” de Rosa Montero Ed. Alfaguara 19,50 €
  • “Las rosas de piedra” de Julio Llamazares Ed. Alfaguara 24,50 €
  • “La segunda revolución china” de Eugenio Brezolat. Ed. Destino 23,50 €
  • “Sin conciencia: el inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean” de Robert Hare Ed. Paidós 17€
  • “Descenso literario a los infiernos demográficos” de Andreu Domingo
  • “Las bibliotecas perdidas” de Jesús Marchamalo
  • “El dedo de Galileo” de Peter Atkins
  • “La sonrisa de Pitagoras” de LAmberto García Cid
  • “La cultura: todo lo que hay que saber” de Dietrich Schwantitz
  • “Breve historia del saber” de Charles Van Doren
  • “Una breve historia de casi todo” de Bill Bayson
  • “Historia de la música clásica” de Marcus Weeks
  • “Emilio Calatayud: reflexiones de un juez de menores” de Emilio Calatayud Pérez
  • “Severiano Ballesteros: autobiografía” de Severiano Ballesteros
  • “El falso dilema del prisionero: una visión más amplia de las decisiones racionales” de José Luis Cañas Alianza Editorial 20 €

Del libro “1001 libros que leer antes de morirse” he seleccionado:

  • “Plenilunio” de Antonio Muñoz Molina
  • “El día de todas las almas” de Noteboon
  • “Como si yo no estuviera” de Drakulic
  • “En busca de Klingsor” de Jorge Volpi
  • “La conjura contra América” de Philip Roth
  • “La biblia de barro” de Julia Navarro
  • “El Dios de las pequeñas cosas” de Roy
  • “Carreteras secundarias” de Martínez Pisón
  • “La broma infinita” de David Foster
  • “Historia del cerco de Lisboa” de José Saramago
  • “Visión del ahogado” de Juan José Millás
  • “Delta de Venus” de Anaïs Nin
  • “Neuromante” de William Gibson
  • “Guía del autoestopista galáctico” de Douglas Adams
  • “Los mares del sur” de Vázquez Montalbán
  • “Beatus ille” de Muñoz Molina
  • “La feria de las vanidades” de Wolfe
  • “El americano impasible” de Graham Greene
  • “La última tentación de Cristo” de Nikos Kazantzakis
  • “El doctor Zhivago” de Boris Pasternak
  • “En la carretera” de Jack Kerouac
  • “Gran Sol” de Ignacio Aldecoa
  • “Los gozos y las sombras” de Gonzalo Torrente Ballester
  • “Confesiones de un rebelde irlandés” de Brendan Behan
  • “Desayuno en Tiffany´s” de Truman Capote
  • “El astillero” de Juan Carlos Onetti
  • “Trampa 22” de Joseph Heller
  • “Las ratas” de Miguel Delibes
  • “Tiempo de silencio” de Luis Martín Santos
  • “Alguien voló sobre el nido del cuco” de Ken Kessey
  • “Cuna de gato” de Kurt Vonnegaut
  • “Herzog” de Saul Bellow
  • “Tres tristes tigres” de Guillermo Cabrera Infante
  • “Señas de identidad” de Juan Goytisolo
  • “Z” de Vassilios Vassilikos
  • “Cinco horas con Mario” de Miguel Delibes
  • “Volverás a Región” de Benet
  • “El primer círculo” de Alexander Solzhentnishin
  • “El Padrino” de Mario Puzo
  • “El lamento de Portnoy” de Philip Roth
  • “Matadero cinco” de Kurt Vonnegaut
  • “Boquitas pintadas” de Puig
  • “Un mundo para Julius” de Alfredo Bryce Echenique
  • “Crash” de J.G. Ballard
  • “Emilio o de la educación” de Rousseau
  • “Historia del ojo” de George Bataille
  • “Los siete locos” de Roberto Arlt
  • “Eugenio Oneguin” de Puskhin
  • “Eugenia Grandet” de Honore de Balzac
  • “Papa Goriot” de Honore de Balzac
  • “Almas muertas” de Nicolai Gogol
  • “Moby Dick” de Herman Melvielle
  • “Walden” de Henry David Thoreau
  • “Madame Bovary” de Gustave Flaubert
  • “Los miserables” de Victor Hugo
  • “Memorias del subsuelo” de Dostoievsky
  • “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll
  • “Crimen y castigo” de Dostoievsky
  • “La educación sentimental” de Gustave Flaubert
  • “Erewhom” de Samuel Buttler
  • “Ana Karenina” de Lev Tolstoi
  • “Ben Hur” de Lew Wallace
  • “Naná” de Emile Zola
  • “La Regenta” de Leopoldo Alas
  • “Las aventuras de Huckleberry Finn” de Mark Twain
  • “La máquina del tiempo” de H.G. Wells
  • “Quo Vadis” de Sienkiewicz
  • “Faraon” de Boleslav Prus
  • “La guerra de los mundos” de H.G. Wells
  • “El hombre delgado” de Dashiell Hammett
  • “La guerra de las salamandras” de Karel Capek
  • “Murphy” de Samuel Beckett
  • “La nausea” de Jean Paul Sartre
  • “El poder y la gloria” de Graham Greene
  • “Un puente sobre el Drina” de Andric
  • “Nada” de Carmen Laforet
  • “Bajo el volcán” de Malcolm Lowry
  • “El caso Tulaev” de Victor Serge
  • “El fin de la aventura” de Graham Greene
  • “El día de los trífidos” de John Wyndhan
  • “El juez y su verdugo” de Friedrich Dürrewatt
  • “Historia de O” de Pauline Reage
  • “El sabueso de los Baskerville” de Arthur Conan Doyle
  • “Sucesos memorables de un enfermo de los nervios” de Daniel Schreber
  • “Los extravíos del joven Törless” de Robert Musil
  • “Niebla” de Miguel de Unamuno
  • “Amok” de Stephen Zweig
  • “Nosotros” de Eugueni Zamiatin
  • “La señora Dalloway” de Woolf
  • “Las aventuras del valeroso soldado Schvjk” de Jaroslav Hasek
  • “Fiesta” de Ernest Hemingway

30 octubre 2008

“Asesinos sin rostro” de Henning Mankell

Filed under: 2008,Biblioteca Mankell,Ficción,Propio — www.danielcanteli.com @ 19:51
Tags:

Kurt Wallander atraviesa uno de los momentos más sombríos de su vida personal (sus relaciones familiares son un desastre, está ganando peso, bebe mucho y duerme poco) cuando tiene que ponerse al frente de la investigación del asesinato de un apacible matrimonio de ancianos en una granja de Lenarp. El marido ha sido horriblemente torturado y la mujer muere estrangulada poco a a poco, con el tiempo justo de pronunciar antes de morir la palabra “extranjero”.  Kurt Wallander y sus colegas deberán enfrentarse no sólo a un asesino muy especial, que tiene la sangre fría de alimentar a los caballos del establo después del crimen, sino a una comunidad irascible, presa de insospechados prejuicios raciales. Wallander sabe de sobra que la pacifica apariencia de algunas personas oculta a veces un auténtico monstruo, de modo que no se hace ilusiones acerca de la sociedad en la que vive.

“Acabo de devorar Asesinos sin rostro de Henning Mankell. Es una excelente novela policíaca. Si os gusta este género no dejeis de leeros este libro porque no os defraudará.

Es la primera novela de una serie de nueve que tienen como protagonista al policía sueco Kurt Wallander. Como en todas las novelas policíacas hay un crimen por resolver y alguien tiene que resolverlo. Lo que hace que este libro sea diferente a los demás – y lo convierta en un libro excelente – es el protagonista, el comisario de policía Kurt Wallander, que desde el primer momento hace que te intereses por él y por su vida. Si encima los personajes secundarios – como Rydberg – están logrados y hay una buena historia que mantiene la intriga hasta el final, el resultado es un libro genial como éste.

Hoy mismo voy a buscar el segundo libro de la serie, Los perros de Riga. Aquí en España Mankell se hizo famoso por el libro La quinta mujer, publicado en al año 2000 pero ese es el sexto de la serie – que yo ya me compré por Sant Jordi junto con Asesinos sin rostro -, para ir cronológicamente y no perderse ningún detalle de la historia personal de Wallander hay que seguir este orden:

  • Asesinos sin rostro (1991)
  • Los perros de Riga (1992)
  • La leona blanca (1993)
  • El hombre sonriente (1994)
  • La falsa pista (1995)
  • La quinta mujer (1996)
  • Pisando los talones (1997)
  • Cortafuegos (1998) (en preparación)
  • Pirámide (1999) (en preparación)

Un libro muy recomendable y que se lee muy rápido gracias a lo adictivo de la historia y al estilo de Mankell, con frases cortas y directas a la acción. Es normal que se hayan hecho adaptaciones para la televisión de Asesinos sin rostro, además de alguna película sobre las novelas de Mankell. Su protagonista Wallander se ha hecho tan famoso que tiene hasta web, por cierto, prefiero seguir teniendo mi imagen de Wallander y no quedarme con la de la serie.”

Fuente: Kiyoaki

Henning Mankell nació en Estocolmo, Suecia, en 1948. Inició su carrera literaria en los años setenta como dramaturgo y en la actualidad es director del Teatro Avenida de Maputo (Mozambique). Ha publicado cerca de veinte novelas, además de obras de teatro y narraciones infantiles. Sin embargo, lo que le ha convertido en un autor de fama mundial, con cifras de ventas millonarias, es la serie de novelas protagonizada por el inspector Wallander, traducida a veintitrés idiomas y con varios de sus tÌtulos convertidos en series televisivas.

“La serie de ocho novelas publicadas a lo largo de los años 90 del pasado siglo, de la fulgurante Asesinos sin rostro (1991) a Cortafuegos (1999), con el comisario Kurt Wallander como protagonista, ha convertido a Henning Mankell en uno de los escritores de novela negra más apreciados en todo el mundo.
Especialmente en Europa, donde se entiende mejor que en América la trama de fondo de sus aventuras, que no es sólo el hundimiento del famoso modelo sueco de Estado de Bienestar sino el profundo cambio de piel de la Europa occidental y blanca, cristiana y laica, aseada y sosa, rica y obesa, tras la llegada masiva de inmigrantes del Tercer Mundo, que han cambiado la faz de las calles y también la idea de violencia socialmente asumible y la hasta ayer mismo ineludible responsabilidad personal ante la Ley, hoy preterida en favor de una irresponsabilidad a cuenta del Estado, que a su vez es incapaz de cumplir sus funciones básicas: garantizar la vida, la libertad y la propiedad de los ciudadanos.
La singularidad de Mankell proviene del punto de vista socialdemócrata de su reflexión, bien distinto del abiertamente comunista o pérfidamente nostálgico de las certidumbres totalitarias derrumbadas con el Muro de Berlín que exhiben los autores mediterráneos como Montalbán, Montalbano, Markaris y demás. Lo que a través del discurso de Wallander preocupa a Mankell es si la sociedad sueca querrá o podrá mantener sus libertades sitiadas en vez de enfeudarlas a sistemas autoritarios que la protejan de esa violencia que el Estado democrático es incapaz de atajar. Ni que decir tiene que la preocupación de Mankell es o debería ser la de todo europeo con sentido común, algo no precisamente común entre los europeos. También, que interesará menos a sociedades históricamente multirraciales y violentas, como la norteamericana, donde el sentido del bien y del mal suele estar hoy por encima de las consideraciones políticas.
No sucedía igual en los orígenes de la novela negra, cuando comunistas como Dashiell Hammett o Jim Thompson levantaban acta del sucio callejón sin salida del capitalismo y la democracia liberal, una posición o predisposición que hoy continúa en la obra de James Ellroy pero que es clara y crecientemente minoritaria entre los nuevos escritores y, sobre todo, las nuevas y abundantísimas escritoras anglosajonas, con la piedad hacia las víctimas como motor de la acción detectivesca y, por ende, novelesca.
Tras la recentísima publicación de Cortafuegos, las ocho novelas de Wallander pueden leerse ya en orden cronológico (todas han sido traducidas del sueco por Carmen Montes Cano a un muy buen español), aunque las tres mejores sean, a mi juicio, La quinta mujer, Asesinos sin rostro y La falsa pista, que no por casualidad sino por el buen criterio de Tusquets Editores fueron la primeras publicadas en España. Cabría añadir una cuarta, Los perros de Riga, por el buen nivel narrativo, lo curioso de la descripción de los escombros de la URSS y el interés que reviste para la caracterización del héroe, el opaco y febril Wallander, mezcla de socialdemócrata sonámbulo y policía insomne, inexorablemente asediado por la burocracia inextricable y los sentimientos ingobernables.
El común y corriente pero fascinante y atormentado policía de Ystad, Escania, ha dado lugar a una serie televisiva sueca que aún no hemos visto en España pero que debe de ser buenísima, ya que Mankell le dedica el libro al actor que lo encarna. Y es esa fuerza de Wallander lo que explica la publicación de La pirámide, cinco historias del Wallander anterior al comienzo de la serie, que pueden preceder a la lectura de la serie completa o simplemente flanquearla, pero que no carecen en absoluto de valor ni de interés.
En realidad se trata de dos “nouvelle” o novelas cortas, La cuchillada y La pirámide, y tres relatos, La grieta, El hombre de la playa y La muerte del fotógrafo, que nos remiten a otros tantos momentos en la biografía del comisario sueco. Si en todas sus novelas hay referencias continuas a la peripecia vital del protagonista en aventuras anteriores, en este libro la autorreferencia es la razón de ser última de los relatos. Particularmente, me ha gustado La cuchillada porque retrata a un Wallander tan ambicioso como desnortado, tan inmaduro como verosímil. Pero entiendo que a los que no conocen las demás obras de Mankell pueda interesarle mucho menos. Para ellos, y como introducción a la técnica y los trucos narrativos de nuestro autor, quizás el relato más logrado sea La muerte del fotógrafo.
Insisto en que todas las historias tienen buen nivel literario y no son simples restos de serie, “residua” abandonada en los cajones y rescatada por comprensibles razones comerciales tras anunciar el autor que daba por concluida la serie y la fortuna de los editores. Por cierto, que en el ‘Prefacio’ de La pirámide Mankell se ratifica en su idea de liquidar a Wallander y pone título a la serie: “Novelas sobre el desasosiego sueco”. Como Mankell vive medio año en Mozambique, es decir, en portugués, no es de extrañar este homenaje a Pessoa. Esperaremos con el mayor interés los homólogos del personaje y hasta los heterónimos del autor. Socialdemócrata y todo, lo merece.”
Federico Jiménez Losantos
Fuente: Libertad digital

28 octubre 2008

Cita

Filed under: Uncategorized — www.danielcanteli.com @ 21:06
Tags:

“Quisimos hacerlo de la mejor manera posible, y nos salió como siempre”

VIKTOR STEPANOVICH CHERNOMIRDIN (Primer ministro del Gobierno de Boris Yeltsin)

“Rusia en la encrucijada” de Sara Gutiérrez & Eva Orúe

Filed under: No ficción — www.danielcanteli.com @ 21:05
Tags: ,

Rusia en la encrucijada

Rusia en la encrucijada

  • Autores: Sara Gutiérrez, Eva Orúe
  • Editores: Espasa Calpe
  • Año de publicación: 1997
  • País: España
  • Idioma: Español
  • ISBN: 84-239-7754-4


En los mapas antiguos, el espacio geográfico ocupado por la Rusia actual era considerado terra incognita; por supuesto, ya nada es igual, pero en muchos aspectos este país sigue siendo un gran desconocido. Cuando visitan Rusia, muchos occidentales se limitan a aplicar sus propios esquemas mentales y, al hacerlo, se predisponen para la incomprensión; por su parte, no son pocos los rusos que disfrutan exagerando su innegable singularidad y, seguros de ser un pueblo elegido, niegan a los foráneos la posibilidad de comprender lo que les sucede. Las autoras, que han vivido varios años en Rusia y han entrevistado a los personajes más relevantes de la vida social, cultural y política, nos dan una visión esclarecedora del carácter del pueblo ruso y sus problemas para adaptarse a la nueva realidad política y económica, en una situación en la que el alcoholismo, el desempleo, la corrupción e incluso la criminalización de la sociedad se han convertido en males casi endémicos.

“Desde luego no deja de ser paradójico que, como señala Mijail Berguer, ‘mientras en tiempos soviéticos los precios altísimos obligaban a la gente a beber todo tipo de bebidas elaboradas con asquerosos brebajes hechos con cosas como limpiacristales, ahora es al revés. Ahora, el alcohol es tan barato que la gente lo usa, por ejemplo, para limpiar los cristales porque el limpiacristales es más caro y más difícil de encontrar’. O para cuidar el coche en invierno, cuando el agua se congela y sólo los muchos grados del vodka garantizan el funcionamiento de los limpiaparabrisas. Un truco que tiene su riesgo: no sería la primera vez que un ciudadano borracho, atraído por el olor, chupa primero el cristal para, ya convencido, proceder a la apertura del capó y pimplar a gusto.” (pag. 71-72)

Blog de WordPress.com.